¡El mundo masónico a tu alcance, contenido de calidad, conocimiento, tienda en línea, multimedia y mucho más!

17 de octubre de 2016

¿La masonería debe influir en la política de un país?

14:30

Políticos orientales en cadena de unión

Excelente incio de semana queridos hermanos y lectores en general. El día de hoy tocaremos un tema que además de ser polémico, es una duda cotidiana entre aquellos que buscan ingresar a la masonería. Es muy común que en las entrevistas previas a ser iniciado en la orden se viertan comentarios relacionados con la supuesta influencia de la masonería en los cambios sociales de la humanidad. En más de una ocasión me ha tocado tener que "parar en seco" a algún hermano que da informes de la orden como si se tratara de hacer propaganda con mensajes equivocados sobre lo que hacemos en nuestros templos, es por eso que el día de hoy en El Blog del Masón decidimos presentar el siguiente artículo ¿La masonería debe influir en la política de un país? esperamos que les agrade.


Antes de iniciar debo hacer la aclaración de costumbre: En este artículo no encontrarás palabras sagradas, tocamientos ni formas de reconocimiento alguno entre los masones.

Sin más por añadir, ¡comenzamos!

El primer punto sería establecer qué es la masonería; tradicionalmente se piensa que la masonería es un sistema peculiar de moralidad velado por alegorías e ilustrado por símbolos, en este sentido la masonería posee la carga de ser tildada como una escuela en la que se aprende cómo vivir en sociedad y aunque es parcialmente correcta esta percepción, se debe tener mucho cuidado. A lo largo de los grados masónicos se establecen algunos preceptos morales que buscan despertar en el iniciado la reflexión sobre la necesidad del autoperfeccionamiento aunque con precaución porque a veces no es prudente seguir lo que uno escucha en la masonería al pie de la letra, sobre todo porque el idealismo debe conocer ciertos límites para evitar el fanatismo.

En segundo lugar debemos preguntarnos de dónde surge la idea de que la masonería puede tener interés en intervenir en la política de un país. La respuesta es que la masonería suele ser relacionada con independencias, revoluciones, revueltas, poder, influencia, dinero, etc. Y es que las especulaciones respecto de lo que hacemos o no dentro de nuestros templos han alimentado a la creencia colectiva sobre la forma en la que los masones influimos en la sociedad, eso es parte de lo que ha alimentado la leyenda, el mito y nos ha dado ese aire de misticismo; recordemos que en buena medida la curiosidad ha guiado a muchos dentro de la orden (y no es malo).

Ahora, es cierto que un gran número de hermanos masones han sido miembros prominentes de la sociedad en sus diferentes campos de acción, gente como Díaz, Bolívar, Churchill, Washington o el laureado Benemérito de las Américas, Benito Juárez, personajes que en vida fueron agentes de cambio para la sociedad de su tiempo y que moldearon buena parte de lo que hoy es el mundo; sin embargo hay que ser prudente al fijar la posible relación entre la masonería, los personajes citados y su impacto social ya que su afiliación a la orden masónica no define quienes fueron estos ciudadanos. 

Vender a la orden como un semillero de libertadores puede ser una forma de atraer el interés de nuevos miembros, sin embargo es muy posible que sean personas que ingresen con una percepción errónea de lo que se pueden encontrar dentro de nuestros templos y que se terminen por retirar. Aquellos personajes fueron importantes pero no por ser masones o porque la masonería les haya dicho cómo debían actuar, sería tan absurdo como pensar que el médico masón salva vidas porque la masonería le ha enseñado cómo, tengan cuidado.

Y entonces entramos a la pregunta: ¿La masonería debe influir en la política de un país?

Considero que no, la masonería como cualquier escuela de pensamiento debe ser respetuosa de las instancias y los tiempos adecuados, la responsabilidad de cambio no recae y no debe recaer en los hombros de la institución masónica, sino en los buenos ciudadanos que la integran. En otras palabras, debo mostrar descontento sobre la injusticia, el desempleo, la impunidad y la corrupción porque soy un buen ciudadano, no porque soy masón

Es posible que en la orden encontremos valiosos consejos sobre la forma "ideal" en la que los pueblos deben ser gobernados, enormes aportes sobre lo que debe ser una persona de bien y útil para su ciudad o país. Lo anterior porque es cada día más común que pseudo voceros digan "misa" a nombre de la masonería como si en alguna asamblea de corte sindical TODOS los masones del mundo le hubiéramos dado poder de hablar en nuestro nombre. Esa clase de gente es la que perjudica en gran medida a la orden y a la percepción de la misma. 

El consejo es no caer en los errores del pasado y en la falsa idea de que los masones tenemos "poder". Los masones podemos aspirar a ser personas poderosas por nuestro trabajo y empeño, por la educación, por la filantropía pero no porque seamos masones, sino porque somos seres trabajadores y ciudadanos ejemplares, esa debe ser nuestra legítima lucha, por ser mejores seres humanos cada día para que (dijeran por ahí) no se piense que trabajamos en vano.

Hemos llegado al fin de este artículo, no sin antes agradecerles por sus grandes muestras cariño y recordándoles que tenemos tienda en línea y que nos pueden seguir en FacebookTwitter y Google +

Les agradecemos por todo su apoyo, este proyecto se realiza con mucho esfuerzo para que tengan contenido de calidad disponible en su idioma.

No olviden compartir el artículo y seguirnos en nuestras redes sociales.

Maestro Masón.

9 de octubre de 2016

La masonería te puede salvar la vida.

2:12
King George VI, former Grand Master Mason of the Grand Lodge of Scotland, with Scottish Freemasons

Con el paso de los años uno comprende que la asociación masónica puede padecer de los mismos problemas que aquejan a cualquier asociación de personas, desde malos hábitos, gente tóxica, hasta el hermano ladrón y embustero que tristemente se puede encontrar en nuestras filas. Sin embargo, la masonería posee una gran diferencia a las asociaciones comunes que se pueden encontrar en lo que nosotros llamamos "el mundo profano". 

Se trata de la fraternidad, esa enorme cadena que se encuentra extendida a lo largo y ancho del globo terráqueo y que tanto escuchamos hablar dentro de nuestros templos como uno de los ideales que tan incansablemente buscamos, quizás a modo de utopía. Lo cierto es que la fraternidad es un camino que no muchos logran comprender, (varios nos podemos subscribir) y que es sin temor a equivocarme, el aspecto más relevante que puede existir en la humanidad, el amor por el prójimo, la solidaridad con el resto, el bien por el bien y es por eso que el día de hoy en El Blog del Masón, les traemos el siguiente artículo: "La masonería te puede salvar la vida", esperamos que les agrade.

Antes de iniciar debo hacer la aclaración de costumbre: En este artículo no encontrarás palabras sagradas, tocamientos ni formas de reconocimiento alguno entre los masones.

Sin más por añadir, ¡comenzamos!

Las sociedades secretas, grupo en el que se suele situar a la francmasonería, son por definición círculos cerrados en donde sólo unos cuantos logran ingresar, existen un gran número de teorías conspirativas respecto de lo que se hace dentro de las asociaciones de este tipo, sin embargo no hay que creerlas todas, quienes son masones estarán de acuerdo conmigo en que la masonería es una asociación mucho menos discreta de lo que nos gustaría a mucho; no entraré en debate de si esto es correcto o no, pero es una evidente ventaja para explicar lo que en las siguientes líneas expondré.

La asociación masónica como un mundo "Secreto" o fuera de alcance para el ciudadano "común" es una idea un tanto romántica que ha ido perdiendo vigencia con el paso de los tiempos y que sin duda supone un mar de mal entendidos, la realidad es que se trata de un grupo de personas de diferentes orígenes, formas de pensar, diversas ocupaciones y maneras de ver la vida, lo que configura a un grupo muy curioso de individuos que podría pensarse, no tienen un objetivo común (aparentemente).

Las Logias masónicas a lo largo de la historia han funcionado como lugares para la divulgación del conocimiento y el ejercicio del cerebro, lugares en donde el comerciante más modesto puede convivir con el exitoso empresario como iguales, se trata de una característica sin igual en el mundo común y corriente porque, seamos sinceros, es complicado imaginarnos que el joven de la tienda pueda, en condiciones normales, interactuar con el presidente de la cámara de comercio (es ejemplo no vayan a ir corriendo a averiguar si es masón). Esta particularidad de las logias masónicas es una de las tantas maneras de decirle al mundo: "Los títulos no hacen mejores a las personas" (consejo que aplica para nosotros los masones también).

Pero, ¿a dónde quiero llegar con todo esto? fácil, la masonería, la logia, la familia, los amigos, pueden ser el mismo grupo de personas. Finalmente quienes ingresamos a un grupo como la masonería somos personas, vamos a decir, "singulares" ahora que está de moda la película de Miss Peregrine, y ese grupo de personas singulares compartimos (dentro de todas nuestras diferencias) algo: "no encajamos en cualquier grupo". Somos seres que buscamos algo distinto, que crecimos con una forma de ver la vida que no todos comprenden y que al paso del tiempo y por cuestiones del destino caímos en la masonería. Lo cierto es que para muchas personas esto puede significar la salvación, la vida misma, el encontrar un motivo para vivir. 

Sin ir demasiado lejos, la masonería para un servidor se ha convertido en una pasión y en una forma de colaborar con la sociedad, es hoy por hoy, un mundo lleno de conocimiento esperando a ser aplicado para convertir este mundo destartalado en un sitio mejor para vivir. Si les contara mi experiencia (en algún punto lo haré) les diría que la masonería me ha dado amigos, familia, pareja y sobre todo felicidad. Eso, queridos lectores, no se puede comprar ni con todo el dinero del mundo. Entonces sí, la masonería ha salvado una vida y tal vez salve a más de uno que lee estas sencillas líneas.

Saludos cordiales.

Hemos llegado al fin de este artículo, no sin antes agradecerles por sus grandes muestras cariño y recordándoles que tenemos tienda en línea y que nos pueden seguir en FacebookTwitter y Google +

Les agradecemos por todo su apoyo, este proyecto se realiza con mucho esfuerzo para que tengan contenido de calidad disponible en su idioma.

No olviden compartir el artículo y seguirnos en nuestras redes sociales.

Maestro Masón.

19 de agosto de 2016

La superstición en la masonería

14:09
Gato negro

Constantemente nos enfrentamos a las suposiciones e interpretaciones derivadas de la imaginación de propios y extraños. Nos topamos con grandes suposiciones basadas en la superstición y no en la ciencia. La masonería debe ser comprendida en un espectro amplio, eso es cierto, sin embargo es común que hermanos de todos sitios recurran a ideas extrañas para explicar el simbolismo masónico, cuestiones como "La masonería proviene de visitantes de otro planeta" son precisamente las que han dañado la imagen que la institución tiene en el mundo, es por eso que el día de hoy en El Blog del Masón, les traemos el siguiente artículo: "La superstición en la masonería", esperamos que les agrade.

Antes de iniciar debo hacer la aclaración de costumbre: En este artículo no encontrarás palabras sagradas, tocamientos ni formas de reconocimiento alguno entre los masones.

Sin más por añadir, ¡comenzamos!

Cuando se pasan las puertas de un edificio masónico por primera vez, todos experimentamos sensaciones diversas, personalmente escepticismo y en gran medida desconfianza, probablemente derivadas ambas de un apego a mis creencias y a la siempre combativa soberbia. De un momento a otro las dudas se van despejando y eventualmente se van los prejuicios para abrir paso a una mente más liberal y más receptiva. Hoy les traemos un artículo que busca ser objetivo pero que curiosamente deja la invitación para que cada uno se formule su propio criterio.

Superstición es la creencia contraria a la razón que atribuye una explicación fuera de lo normal a la generación de los fenómenos y sus resultados. En este sentido, los hechos que son catalogados de superstición son aquellos que no cuentan con una comprobación científica fehaciente. De aquí deriva una pregunta: ¿la fe religiosa es  superstición? La respuesta varía dependiendo de la percepción particular pero por lo menos en definición no. A decir de la RAE:

"superstición es una creencia extraña a la fe religiosa y contraria a la razón". 

Entonces nos encontramos en un bache, ya que si la fe religiosa no se encuentra en el campo científico entonces la podríamos catalogar de superstición, sin embargo la fe tiene algunas diferencias marcadas, por ejemplo, en la superstición, la fuerza supranatural que actúa es arbitraria y disgregada de las demás, mientras que una religión tiene un sistema teológico y filosófico que afirma la existencia de un ser superior que actúa sobre todo. Y en segundo lugar, de cada religión se deriva, además de la espiritualidad, una moral, mientras que en numerosas supersticiones sólo se necesita la actuación del individuo para tener suerte o desgracia. Por último, la religión no busca la verdad, solo busca el agrado del ente o entes superiores a fin de ser “salvo”, mientras que la superstición afirma por sí misma ser la verdad sin necesidad de pasar por el proceso científico, por lo cual la fe religiosa y la superstición no comparten características.

Por otro lado tenemos algunas cosmovisiones esotéricas herméticas que han considerado los estados de conciencia alterados como una prueba de la existencia de sus creencias. Su conocimiento parte de fuentes totalmente diferentes a las de la ciencia y la técnica. Son fruto del desarrollo de supuestas capacidades en el individuo que le hacen pasar los límites de la percepción sensorial normal. Lo anterior mediante meditación, autosugestión, privación del sueño, ayuno, deshidratación, drogas, intoxicaciones, etc. Los creyentes de estos métodos aseguran experimentar la realidad más allá de la normalidad, lo cual definen como otro nivel de conciencia, lo cual dejo a su consideración y siempre partiendo de que la superstición se alimenta de la creencia en ella misma.

Ahora pasemos a la ciencia, entendida como: 

"El conjunto de conocimientos objetivos y verificables sobre una materia determinada que son obtenidos mediante la observación y la experimentación".

Para ello contamos con una herramienta llamada predicción, misma que constituye una de las esencias claves de la ciencia. Así, el éxito se mide por el éxito o acierto que tengan sus predicciones. La predicción en el contexto científico es una declaración precisa de lo que ocurrirá en determinadas condiciones. Se puede expresar a través del silogismo: "Si A es cierto, entonces B también será cierto." Entonces, regresando al campo de la superstición, es poco probable que tirar sal o ver un gato negro nos traiga mala suerte ya que las condiciones establecidas no tienen relación de probabilidad alguna y aún con ello la superstición afirma su veracidad hasta el punto de hacernos creer en ella.

Por último tenemos a la Charlatanería que suele confundirse no erróneamente con el esoterismo o el ocultismo, pues a menudo los charlatanes se presentan como astrólogos, adivinos, numerólogos, médicos, curanderos, líderes espirituales y vendedores de remedios milagrosos y en general maestros de cualquier ciencia de la época. Prácticas que dependen de la ingenuidad de la gente. Todo charlatán debe tener alguna habilidad especial; la más común es el don de la palabra, mediante la que logra embaucar a su audiencia, por lo general inculta en la temática que el charlatán postula. Otra de las más comunes es la prestidigitación (movimiento rápido de las manos), mediante la cual se hacen los cambios oportunos de productos que entregan o reciben. A menudo los poseedores de la primera habilidad mencionada se asocian con los de la segunda, para mejor llevar a cabo sus estafas.

La fe no tiene por qué ser relacionada con la superstición a pesar de que ninguna se relacione íntimamente con el método científico más aún porque diversas religiones como el cristianismo no tienen a la razón como algo ajeno a su credo, al contrario de la superstición que por definición la excluye. Por su parte la ciencia no se encuentra peleada con la fe, al contrario, cada vez se acortan más los caminos entre ambas, algo que personalmente celebro pues tal vez algún día compartan el mismo camino. Y por último la charlatanería, usada por diversos personajes a lo largo de la historia sobre todo hoy en día para enriquecerse abusando de la confianza, la fe, las supersticiones y sobre todo la ignorancia de la gente.


Curioso el masón, ¿No? Tan libre pensador y tan celoso de su fe como un buen científico que a la vez es el más devoto de los creyentes.

Hemos llegado al fin de este artículo, no sin antes agradecerles por sus grandes muestras cariño y recordándoles que tenemos tienda en línea y que nos pueden seguir en FacebookTwitter y Google +

Les agradecemos por todo su apoyo, este proyecto se realiza con mucho esfuerzo para que tengan contenido de calidad disponible en su idioma.

No olviden compartir el artículo y seguirnos en nuestras redes sociales.

Maestro Masón.

16 de agosto de 2016

Masonería, controlando las pasiones: Codicia

15:22
Infierno de Dante

La masonería es un espacio para el perfeccionamiento humano, sin embargo no podríamos perfeccionar nada sin antes reconocer nuestros defectos. Las pasiones, los vicios y su combate es un tema que constantemente se recuerda en los templos masónicos por la importancia que reviste para el masón el desbaste de su piedra en bruto, es por eso que el día de hoy en El Blog del Masón, les traemos el siguiente artículo: "Masonería, controlando las pasiones: Codicia", esperamos que les agrade.

Antes de iniciar debo hacer la aclaración de costumbre: En este artículo no encontrarás palabras sagradas, tocamientos ni formas de reconocimiento alguno entre los masones.

Sin más por añadir, ¡comenzamos!

¿Cuántas veces hemos deseado algo; algo que creemos es indispensable, al grado de que nuestro criterio se ve nublado por el deseo? Yo creo que muchas, más de las que nos atrevemos a aceptar. El siguiente texto pretende arrojar un poco de luz y sobretodo exponer una percepción respecto de este tema, pues es nuestra labor dentro de la logia: Exponer y Criticar los vicios que corrompen a la humanidad para que con la ayuda de nuestras herramientas, estos no existan en nuestro templo interior, es decir, para convertirnos en hombres de virtud y de honor. Esperamos que sea de su agrado y de provecho para nuestro taller.

La codicia, dijeron, ese es el tema que se sugiere para el Blog de esta semana, y realmente constituye todo un reto, pues siempre cuesta trabajo abordar defectos que todos poseemos. Hay una delgada línea entre lo que es correcto y lo que es fácil, en este sentido, es fácil realizar críticas al aire cuando de señalar defectos se trata, pero lo correcto es observar y analizarse uno mismo antes de arrojar la piedra al que creemos, se encuentra en un error.

Ahora bien, entremos en materia. La codicia resulta que no es un tema a estudiar, no se trata de un asunto de investigación escolar o de algo que encuentres en artículos académicos. Es, sin embargo, una condición humana que ha sido condenada por diversas culturas y religiones en el mundo. Por lo tanto se convierte en un asunto universal que se presenta con frecuencia en los seres humanos. ¿Qué ocurre entonces? Si se trata de una conducta recurrente, presente en la mayor parte del mundo y que todos en diferente medida hemos experimentado, entonces es inherente al hombre? Al parecer, sí. 

Así como todos los llamados “pecados” la codicia es una conducta humana que es en gran medida derivada de nuestra naturaleza y que consiste en el afán excesivo de riquezas, sin necesidad de querer atesorarlas. Por otro lado, también consiste en buscar con incesante persistencia obtener algo, que puede ir desde lo material hasta una conducta en específico, al grado de pasar por la propia familia o por amigos muy cercanos. Es decir, obtener lo deseado a costa de lo que sea con tal de sobreponer las pretensiones personales a las de otra persona o incluso a las de un colectivo.

Por otro lado y dependiendo de la cultura que se trate, se le han dado muchas interpretaciones a esta conducta humana, por ejemplo, se le da por atributo un lobo hambriento, los italianos la han dado por divisa una víbora, con estas palabras: 

"Offende viva, e risana morta, Hiere cuando vive y después de muerta cura".

Se la puede también representar con una mujer que se aparta de un cuerno de la abundancia y entre los poetas, Tántalo es el emblema del avaro y que puede ser investigado a profundidad por vosotros, a grandes rasgos les puedo decir que es un ejemplo claro de lo que la avaricia le hace a los hombres, los corrompe. También en la misma leyenda se recuerda el castigo que está reservado a los avaros, el tártaro de los griegos. O en un rubro más cristiano, aquellos cuya actitud hacia los bienes materiales se desvió de la media inadecuada son castigados en el cuarto círculo. Aquí están condenados los avaros, que acumularon posesiones, y los pródigos, que las derrocharon. Ambos grupos empujan grandes pesos a lo largo del círculo, pero cada uno en dirección opuesta. Cuando se encuentran, chocando, se injurian. Unos reprochan: "¿Por qué acaparas?", los otros: "¿Por qué derrochas?". A continuación cada grupo da la vuelta para recorrer el círculo en sentido contrario, hasta chocar de nuevo con el otro.


El pecado, la conducta, el deseo, la necesidad. Nos podríamos dedicar semanas a decidir en qué categoría podemos incluir a la codicia, la realidad es que se trata de un vicio y que constituye, por lo tanto en una tarea del masón evitarlo. No somos hombres perfectos, eso es cierto, pero podemos tender a la perfección, en eso estriba la grandeza del hombre. Tenemos la capacidad de tomar decisiones, mismas que  nos llevan a caminos distintos, unos oscurecidos por los vicios y otros iluminados por las virtudes. 

En lo general se suele pensar que la codicia constituye en uno de los actos más lamentables y difíciles de combatir por el ser humano. Yo, mis hermanos los exhortaría a que se introduzcan en su templo personal y mediten. No siempre lo que deseamos con desesperación es lo mejor para uno mismo, para los demás o para un colectivo, por último, deseo con toda mi alma que la masonería, que este espacio nunca se llene de hombres codiciosos que busquen engrandecerse u obtener favores a costa de los demás, pues eso señores, no nos engrandece, nos hace tiranos.

Hemos llegado al fin de este artículo, no sin antes agradecerles por sus grandes muestras cariño y recordándoles que tenemos tienda en línea y que nos pueden seguir en FacebookTwitter y Google +

Les agradecemos por todo su apoyo, este proyecto se realiza con mucho esfuerzo para que tengan contenido de calidad disponible en su idioma.

No olviden compartir el artículo y seguirnos en nuestras redes sociales.

Maestro Masón.